miércoles, 10 de noviembre de 2010

teoria del AYUNO - beneficios

Según un estudio de la Universidad del Sur de California, de ese modo el ayuno contrarresta los efectos de la quimioterapia y el envejecimiento. 

Para ahorrar energía, el sistema recicla muchas de las células inmunitarias, especialmente las que puedan estar dañadas. 

El ayuno baja significativamente el número de glóbulos blancos en la sangre.


El ayuno periódico por dos o tres días contribuye a la regeneración de células madre en la sangre y la restauración del sistema inmunitario, con lo que contrarresta los efectos de la quimioterapia y el envejecimiento, según un artículo que publica la revista Cell Stem Cell. 

 La restricción temporal de la nutrición puede incrementar la resistencia a factores de estrésEl estudio lo encabezó el italiano Valter Longo, profesor de gerontología y ciencias biológicas en la Universidad del Sur de California (EE UU). 
El investigador explica que "cuando uno ayuna, el sistema trata de ahorrar energía. Y una de las cosas que puede hacer para ahorrar energía es reciclar muchas de las células inmunitarias que no necesita, especialmente las que puedan estar dañadas". 
La quimioterapia que se administra a los pacientes con cáncer puede salvarles la vida, pero también causa muchos efectos secundarios, incluida la merma de las células del sistema inmunitario. 
Se calcula que más del 20% de las muertes relacionadas con el cáncer se aceleran, o incluso son causadas, por los efectos tóxicos de la quimioterapia, más que por el cáncer mismo. Así los médicos limitan la terapia química al nivel tolerado por los pacientes, pero eso reduce la eficacia del tratamiento. Pero aún en ausencia de la quimioterapia, el envejecimiento normal empobrece al sistema inmunitario y causa deficiencias con un riesgo más alto de desarrollo de leucemia y una variedad de enfermedades. 
Actualmente no hay intervenciones médicas que mengüen los efectos secundarios que la quimioterapia tiene sobre el sistema de inmunidad o que prevengan la disfunción celular en el sistema de inmunidad que acompaña al envejecimiento. 
Descomponer los glóbulos blancos es como quitarle a un avión el exceso de cargaLos estudios anteriores de Longo y sus colegas habían mostrado que una restricción temporal de la nutrición podía incrementar la resistencia de las células madre a ciertos factores de estrés y el último trabajo se dedicó a comprobar si el ayuno podía proteger a las células del sistema inmunitario. 
Tanto en los ratones de laboratorio como en la primera fase de la prueba clínica con humanos, los períodos de ayuno –períodos de dos a cuatro días sin comidas, en el curso de seis meses– bajaron significativamente el número de glóbulos blancos en la sangre. "Lo que empezamos a notar, tanto en los animales como en los humanos, fue que bajaba el número de glóbulos blancos durante el ayuno prolongado", apunta Longo. "Luego, cuando se vuelve a comer, las células de la sangre se recuperan". 
El ayuno prolongado fuerza al organismo a consumir sus reservas de glucosa, grasa y cetonas, pero también descompone una porción significativa de glóbulos blancos en la sangre, un proceso que Longo compara con quitarle a un avión el exceso de carga. Además reduce la enzima PKA que, según Longo, es el gen clave que debe apagarse para que las células madre pasen a la modalidad regenerativa".
  http://www.20minutos.es/noticia/2160733/0/ayuno/regeneracion-celular/sistema-inmunitario/#xtor=AD-15&xts=467263


-Beneficios del ayuno
El tantra no recomienda ayunos largos, sino un solo día de ayuno intensivo sin agua
En general, se producen numerosos efectos terapéuticos. 
Según SER, E. Ayuno controlado, (1994):
1.- El metabolismo basal (digestión en reposo) disminuye y por tanto las necesidades de todo organismo.
2.- Se realizan menos actividades con el consiguiente ahorro de energía.
3.- Las reservas orgánicas de nutrientes son economizadas y reequilibradas espontáneamente. Cuando el glucógeno (el combustible del cuerpo) se consume, pasan a quemarse las reservas de grasa o tejido adiposo. Se equilibra así la línea.
4.-Se produce un fenómeno de inversión energética: la energía no se dirige a las actividades normales de digestión etc…, sino que se concentra en la eliminación de toxinas y se acelera la regeneración celular o autólisis (=los tejidos tienen unas sustancias o enzimas que regeneran ellas solas las células envejecidas o deterioradas).
5.-Se invierten las funciones de algunos órganos, como el estómago que en vez de dedicarse a la asimilación de alimentos, se convierte en un sistema de eliminación, ya que las mucosas toman un papel depurativo y limpiador.
6.-Se reducen la secreciones orgánicas, como el sudor o la mucosidad. El cuerpo se torna ligero, fresco y sutil.
7.-Las costantes vitales, como la respiración y la circulación tienden a suavizarse, aliviarse y relajarse.
8.- Se tonifican y revitalizan absolutamente todos los sistemas del cuerpo (nervioso, circulatorio, endocrino, linfático, muscular etc…), especialmente los de asimilación y almacenamiento, (estómago, intestinos, bazo, vesícula biliar etc.., que se limpian de impurezas obstructivas e ineficaces); y los de eliminación, (el hígado, riñones, pulmones, piel e intestino, que procesan las reservas pendientes sin tener que recibir un nuevo material de desperdicio).
9.-Desaparecen todos los atrofamientos orgánicos, acumulaciones patológicas, desequilibrios, pequeñas lesiones y disfunciones.
10.-Se normaliza el peso.
11.-Aumenta la capacidad respiratoria.
12.-Las secreciones fisiológicas se normalizan.
13.-Se interrumple en consumo de los agentes causantes de enfermedad o latoxemia.
13.-Mejora la claridad del pensamiento y fortalecimiento de la mente.
El ayuno es uno de los grandes secretos, no sólo para purificar el cuerpo y curar muchas enfermedades, sino también para sutilizar la mente, equilibrar el pranah y favorecer la canalización de la energía sexual y por consiguiente la transmutación en kundalini. El efecto sobre la sexualidad es definitivo, por no decir absolutamente asombroso. Cura la impotencia casi inmediatamente y revitaliza el semen en el hombre y los óvulos en el mujer. Sirve tanto para controlar la actividad sexual, como para potenciarla y reequilibrarla si se quiere.
Entre sus múltiples beneficios incrementa el catabolismo (proceso de eliminación o destrucción de células); mejora el funcionamiento de la tiroides; metaboliza reservas orgánicas; beneficia el hígado (consume el glucógeno (nuestro “combustible”) y las reservas de grasas; cura las úlceras, el estreñimiento y todos los transtornos intestinales; da elasticidad corporal capacitando al aspirante en la ejecución de asanas (49).
 AYUNAR MEJORA  TODO LO REVERSIBLE Y ES UN ANALISIS NATURAL SI TIENES UNA ENFERMEDAD GRAVE Y NO TE SIENTES BIEN AL DÍA SIGUIENTEPUEDES ADELGAZAR CON HOMEOPATÍA CON HIPOTHALAMUS YAPOCYNUM
Eel ayuno lo acompañas al día siguiente o el día antes de NUX VÓMICA 200CH 4gránulos  una sola toma al mes  para desintoxicarte (no tomar el día del ayuno) y esto te limpia todavía más y desintoxica.
VIVIR SIN COMER, CON EL ELIXIR DE ANANDA
EL YOGA FUE INTRODUCIDO EN LA TIERRA POR NUESTROS CREADORES PLEYADIANOS
Yoghis hindúes como Guiri Bala vivíeron sin comer durante años. Prajlad Jani fue investigado por los científicos en el hospital Sterling de Ahmadabad (India) en el 2003. No encontraron respuesta a su prodigio. (El mundo, 29-11-03) Jani vive en una cueva dedicado a la meditación desde los 8 años: 
“La diosa amba me dio el elixir de la vida y ya no he tenido necesidad de comer o beber”, explicó el asceta. Ese elixir es ANANDA.
Victor Truviano desafía a la ciencia viviendo sin comer usando la conciencia pránica o el difusor del sungazing Hiran Ratek. El propio Victor Brossa, que hizo los vídeos de Truviano, estuvo ayunado 11 días sin problema.(eso te clava 800 euros…¿lo gastará en comida…?)
Para adelgazar y perder el apetito yo te puedo dar un tratamiento personalizado. Envíame un email.

El ayuno purifica especialmente la sangre y la linfa
Ayunar durante un día produce un efecto capital sobre los líquidos vitales, especialmente la sangre y la linfa, ya que los elimina de todas las toxinas supérfluas. La linfa es el fluido vital más importante del cuerpo, que purifica la sangre, da combustible de protección al sistema inmunológico, ayuda en la secreción hormonal y da alimento y energía al cerebro.
Una vez nutrido el cerebro, la linfa extra forma espermatozoides y óvulos. El ayuno equilibra la formación de esperma y óvulos y por lo tanto ayuda al control sexual, pero al mismo tiempo revitaliza por completo toda la energía sexual: paradójicamente resulta ser el mejor remedio para la impotencia. La dieta vegetariana con clorofila también ayuda a la purificación de la linfa.
Es normal que durante el ayuno la lengua esté oscurecida o sucia, (también la orina se oscurece, especialmente al día siguiente), así como se tiene cierta halitosis o aliento desagradable, todos estos efectos son normales y se deben a la quema de toxinas. La halitosis está provocada por la degradación de lípidos (grasas) en el estómago y a los intercambios gaseosos y de toxinas en los alvéolos pulmonares.
El ayuno cura y previene muchas enfermedades
El ayuno es ideal para equilibrar el sistema hormonal, para dejar de beber y fumar, para curar el insomnio, la ansiedad y la depresión; purifica la piel y elimina el acné y eccemas; elimina la glotonería; ayuda a adelgazar –es lógico…- y mantener la línea, equilibra y sensibiliza el apetito; cura tumores, tejidos enfermos, inflamaciones, piedras, protuberancias o excrecencias anormales; es un tranquilizador natural y previene las infecciones; mejora la memoria; aumenta el riego sanguíneo al cerebro y favorece la intuición y la claridad mental, aumenta la concentración y la fuerza de voluntad, desapega la mente te da determinación espiritual etc…
Según el Dr. Schneider, el ayuno cura enfermedades de tipo crónico, la angina de pecho, asma bronquial, asma cardiaco, alteraciones de la presión sanguínea, alteraciones de la circulación, varices, reumatismo, hemorroides, jaquecas, inflamaciones renales, paradentosis, preeclampsia y eclampsia (convulsiones embarazadas y recien paridos) acorta duración de anginas, gripe y neumonías, paradentosis, preeclampsia y eclampsia (convulsiones embarazadas y recien paridos). Etc.
Hellmut Lützner y María Wilhemi-Buchinger apuntan que es bueno para enfermedades de las vías urinarias, asma crónica y transtornos de la menstruación, cefaleas, migrañas, glaucomas (aumento de la presión intraocular), porfiria (erupciones causadas por la exposición al Sol), hepatitis crónicas, transtornos circulatorios,diabetes mellitus, enfermedades dermatológicas crónicas (eczema, psoriasis etc..), obesidades peligrosas, poliglobulías (exceso de hematíes), sobrecargo graso del hígado, trastornos de circulación (arterias coronarias, cerebrales, las de extremidades superiores e inferiores, enfermedades del metabolismo, reumatismos, reumatismo articular y de las partes blandas, deteriores vertebrales (artrosis, osteocondriosis, espondiloartrosis, gota etc…
Shelton dice que hay pocas contraindicaciones al ayuno, al igual que hay pocas contraindicaciones al reposo.
Carrintong, Hazard, Dewey o Mcfaden, conocidos médicos higienistas, recomiendan el ayuno también para enfermedades ópticas (astigmatismos, miopías, presbicias (Shelton dice que se han curado presuntamente cuasi-cegueras), transtornos auditivos crónicos (hipoacusias, sorderas parciales), en las alteraciones cardiacas y crónicas (angina de pecho, palpitaciones, ataques cardiacos, fermentaciones intestinales agudas, distensiones de estómago, indigestiones agudas), enfermedades del sistema nervioso (parálisis, epilepsia (según el dr. Rabagliati).
Ayuda asímismo en enfermedades agudas en las que hay fiebre, náuseas, vómitos, diarreas, disenterías; es preventiva para enfermedades víricas, en catarros, asma y bronquitis normaliza la secreción de mucosas (50)
“el ayuno es beneficioso –afirma el Dr. Luigi Segatore en el Diccionario Médico Teide- tanto para los individuos que tienen alguna enfermedad del metabolismo(…), como para los individuos que están completamente sanos”.
El ayuno puede ayudar incluso a procurar bienestar en enfermedades terminales. No obstante debe tenerse cuidado al ayunar en enfermedades degenerativas graves, enfermedades de hígado y riñones, enfermedades cardiacas graves, diabéticos e hipoglucémicos o personas con anemia.
sorprendentemente el ayuno es la mejor viagra natural. El ayuno revitaliza el semen y cura la impotencia con rapidez. El efecto es instantáneo.Lo cual prueba que existe una conexión estrecha entre la energía sexual y el pranah o energía vital.
Ayuno, cura, renueva y provoca el trance
En realidad, el ayuno no cura, es el cuerpo el que cura mientras no comemos. Nuestro propio sistema lo hace todo naturalmente, espontáneamente. Los animales ayunan instintivamente cuando están enfermos. Por eso se trata de una de las terapias naturales más efectivas, un mecanismo perfecto de regeneración del cuerpo y de la mente. El cuerpo se ahorra la tremenda energía que gasta en los procesos de digestión y lo invierte en procesos de eliminación, autocuración e introversión mental.
En Tantra el ayuno se llama upavasa, (upa: cerca, vasa: vivir), es decir “el día que se está más cerca de Parama Purusha”. Upavasa es, pues, momento ideal para prácticas espirituales, para retomar el ritmo de la meditación tras una etapa de relajación, para recuperarse de una etapa de estrés o depresión o para dedicarse a sadhanaprofundo en épocas de especial inspiración espiritual.
El ayuno lo renueva todo: el cuerpo, la mente y el espíritu y predispone el organismo para el despertar de la kundalini y la experiencia mística:
“Una persona bajo la influencia de la mescalina o el ácido lisérgico –explica Aldus Huxley en Las puertas de la percepción- deja de tener visiones cuando se le da una dosis grande de ácido nicotínico. Esto ayuda a explicar la eficación del ayuno como inductor de una experiencia visionaria. Al reducir la cantidad de azúcar disponible, el ayuno disminuye la eficiencia biológica del cerebro y permite que entre en la conciencia material que no posee valor de sobrevivencia. Además, al causar una deficiencia vitamínica, elimina de la sangre ese conocido inhibidor de las visiones, el ácido nicotínico.” (51)
El científico ruso Vladimir Nikitiu ha dicho que “el hambre hace bien” al organismo y el Dr. Heung asegura que” el ayuno fortalece la intuición y la percepción interior y exterior”. Nikitiu realizó estudios en ratas y las ratas que ayunaban vivían más tiempo que las que no lo hacían.
Imposible sentirse débil: tenemos reservas de sobra
Tampoco debe temerse sentirse débil, porque los alimentos del día anterior permiten estar 24 horas o más sin apenas ninguna necesidad más de nutrientes. El metabolismo basal (asimilación en reposo en ayuno de la última comida) dura unas 16 horas, es decir el cuerpo tiene energía de sobra las 16 horas siguientes a la última comida; y las horas que quedan hasta que se rompe el ayuno se nutren sin problemas de las reservas del cuerpo de grasa y proteínas ( y se podría estar así durante días, sólo bebiendo agua).
La debilidad sólo es cuestión psicológica en algunos novatos. El cerebro necesita de 100 a 145 gramos de glucosa o energía por día (= 400 ó 600 calorías). Durante el ayuno el cuerpo puede “robar” 16 gr. de glucosa de la grasa del tejido adiposo (de la barriga) y el resto (84 gr.: 16+84= 100) de las proteínas de los músculos de todo el cuerpo. Aparte de esto, el hígado siempre guarda unos 100 gr. de glucosa, aunque ésta se consume muy rápido: no es suficiente ni siquiera para pasar una noche. No hay que temer cetosis o falta de carbohidratos ni falta de proteíanas, si estás bien alimentado no notas nada en un día, SI LO NOTAS, ES PSICOLÓGICO.
En un día el cuerpo puede perder 25 gr. de nitrógeno (la proteína se forma gracias al nitrógeno), cuando las reservas totales de nitrógeno son de 1000 gr.
Nuestros depósitos de reserva son muy amplios: además de las grasas y del glucógeno del hígado, las proteínas de la sangre, el líquido linfático, sustancias de la médula ósea y glándulas.
Aparte, las personas enfermas o con más necesidad de ayunar (por los excesos) queman también hinchazones acuosas, tumores, articulaciones reumáticas, tejidos pulmonares congestionados, paredes grasas, cavidades catarrales e intestinos congestionados (Joseph Goodman). Una persona obesa puede tardar 40 días o más en terminar con todos sus excedentes
“Todo el sistema funciona con una eficiencia completamente diferente a como lo hacía antes”, sentencia el dr. Bhret. “El ayuno – concluye taxativamente el dr. Schneider- es LA MEDIDA TERAPEÚTICA MÁS COMÚN A TODAS LAS ENFERMEDADES”. Otros muchos estudiosos del ayuno como como los de Buchinger, Shelton o Lützner ratifican las asombrosas bondades del ayuno (52).
Es mejor no hacer mucho esfuerzo físico en el día de ayuno, pero si se quiere hacer ejercicio suave, andar o respirar al aire libre, también ayudan a un proceso más exhaustivo de desecho de toxinas. Si se está físicamente bien se puede hacer ejercicio con toda normalidad; es incluso posible que se note más resistencia ese día.
Se debe ayunar desde el amanecer de un día hasta el amanecer del siguiente, mejor en luna llena, luna nueva y 11 días después de esos días. La luna influye en los líquidos de la tierra (ej. mareas) y también en los líquidos del cuerpo (más de la mitad del cuerpo es agua), en esos días su influjo es mayor por lo que es recomendable ayunar sin introducir más agua al cuerpo (por la fuerza gravitacional hace que al agua suba al cerebro, produciendo malestar).
El agua del cuerpo desempeña una función vital: mantiene las concentraciones de sal, permité la ósmosis (transmisiones químicas) y los cambios químicos del sistema digestivo, ayuda al peristaltismo (movimientos para la excrección) y trasporte de la comida al estómago etc… El equilibrio del agua corporal es básico.
Esta influencia lunar esotérica está demostrada científicamente con muchos estudios como los de Gauquelin, Heckert, Petersen, Ravitz, Friedman, Becker, Bachman, Thakur y Sharma etc…. El uso del término “lunático” no es casual.
Ya Paracelso había señalado esta influencia perniciosa del satélite terrestre en la mente humana. En luna llena, si se ayuna y la mente está elevada, la glándula pineal segrega una hormona o néctar divino (amrita) que produce éxtasis. Los médicos inciden en que el ayuno tiene más afecto si no se ingiere nada de agua (53). No obstante, con agua también es bueno, ya que depura y pude hacerse al principio o días muy calurosos que se haya hecho mucho esfuerzo.
Romper el ayuno con agua y limón con sal y un plátano
El ayuno debe romperse con agua con limón (que es el limpiador natural más efectivo del cuerpo y es altamente alcalino, por lo que neutraliza la acidez del estómago vacío) y sal (favorece la limpieza intestinal para la eliminación rectal y también neutraliza la acidez) y algo suave como un trozo plátano maduro, que debe comerse casi entero sin masticar y funciona como una esponja absorbiendo todas las impurezas del intestino que se han acumulado en el día de ayuno y que luego son eliminadas en la excreción. Conviene esperar media hora y luego desayunar con yogurt, vegetales o algún alimento suave.
El ayuno sutiliza y despierta la kundalini
Es mejor empezar a ayunar gradualmente. Al principio se puede hacer con fruta (naranjas o uvas), infusiones (tres al día: malva, salvia, de manzanilla, melisa, hinojo,anis, poleo, tila: pero sin miel ni azúcar), caldo de verduras (apio, lechuga, zanahoria, puerro, perejil, tomate). Luego se puede probar con agua, hasta llegar a una jornada completa sin ingerir nada. Con la práctica, el cuerpo se acostumbrará al ayuno y éste será cada vez más fácil de realizar. Es más, el cuerpo necesitará ayunar,pedirá ayunar.
Los ayunos largos de días o semanas no son necesarios, son optativos para algunas enfermedades y siempre deben ser hechos bajo la guía de un médico competente. Se puede hacer también algún día ayuno parcial, es decir ayuno matutino (no desayunar) o ayuno de cena (según Marilyn y Harry Diamon (La antidieta, 1986) esto ayuda a la eliminación de toxinas.
Si tienes problemas de riñones o alguna enfermedad grave consulta antes de ayunar y toma líquidos,agua o zumos, lo mismo si tienes diabetes toma líquidos.
CONCLUSIÓN:
El ayuno es uno de los grandes secretos para despertar la kundalini, siempre que se acompañe de Los Ocho Peldaños. Las prácticas de yoga a menudo son difíciles y lleva bastante tiempo dominarlas y gozar de sus impresionante efectos. El ayuno, sin embargo, es fácil de hacer (en el sentido que cualquier principiante puede hacerlo, aunque exija un esfuerzo obvio) y sus efectos son casi instantáneos. Prepara y restaura el cuerpo y la mente para que el susumna o canal central se limpie y la kundalini pueda ascender.
Normalmente, los aspirantes están crudos cuando empiezan su aventura espiritual y el ayuno es ideal para procurar autocontrol y equilibrar todos los sistemas que durante mucho tiempo han sido maltratados y desequilibrados. Por eso, el ayuno, es perfecto para retomar el camino, purificarse tras un periodo de excesos y volver a intentar una y otra vez la subida al monte de contemplación.
Cuando el cuerpo y el semen están volátiles (=es decir se canaliza y sube y baja como un termómetro cuando la kundalini se despierta o está a punto de hacerlo) el efecto del ayuno es ya celestial. EL AYUNO ES UNA DE LA PRINCIPALES PANACEAS PARA EL CAMINO ESOTÉRICO Y EL BIENESTAR PSICOFÍSICO. Es un esfuerzo que merece infinitamente la pena, porque: AYUNO=PLACER ABSOLUTO.
Un truco para aguantar el día de ayuno consiste en superar los tres peores momentos: al levantarse, a la hora de la comida y a la hora de la cena. Una vez que se consiga llegar sobre las 6 de la tarde, el cuerpo ya empieza a sentirse muy bien y la respiración ya se nota sutil, aunque si estas muy intoxicado es normal sentir dolor de cabeza y malestar: ¡estás limpiando, tío!. Pueden superarse con ciertos trucos: por ejemplo, levántandose muy tarde, o ir a dar un paseo a la playa o hacer footing o deporte a la hora de la comida y luego tomar el Sol o entretenerse con lo que sea. También puedes imaginar que comes platos sabrosos o hacer sungazing o simplemente mentir a la lmente con que vas a comer al levantarte, pero luego no lo haces. Después de las 6 el ayuno resulta más llevadero: empiezas a sentirte muy sutil.. Casi sin darte cuenta, llega el día siguiente…¡y el cuerpo y la mente se levantan como si fueran nuevos…!.
Te sientes tan bien que si quieres puedes seguir un día más, con zumos y agua….ligero y fresco como una rosa.

ayuna en  luna llena y Nueva y 11 días de después puedes empezar el primer día con zumo de manzana. Con ayunar una vez al mes o cuando te apetezca no mas de 4 veces al mes vale o cuando veas que el cuerpo te lo pide porque estás empachado o enfermo sin apetito.


------------------------------------------
Hipócrates, Padre de la Medicina.
 
NO BUSQUES LO QUE TU TIENES
 
Sobre la curación producida por la expulsión de toxinas, dice el Dr. Edourd Bertholet a Jean Palaiseul: 
“El ayuno, precedido de purga, nos ha dado siempre magníficos resultados en enfermedades febriles agudas:  la energía vital ahorrada por la supresión de la digestión y del trabajo de asimilación puede ser utilizada en su totalidad por el organismo para defenderse contra los agentes infecciosos y desembarazarse de los tóxicos de de los cuales sus células están sobrecargadas. Así, la cura de ayuno resulta de maravillosa utilidad en todos los casos de enfermedades agudas o crónicas de los órganos vitales. Por eso, es por lo que he llegado a la conclusion de que lo que el ayuno no cura, nada puede curarlo.
 
Esto es precisamente lo que hace la cura de ayuno:    desintoxicar al organismo, desembarazarlo de todos los venenos que dañan a su buen funcionamiento. Por eso proporciona un bienestar inmenso a los diabéticos “intoxicados que necesitan una limpieza radical de todos sus órganos”, por eso es eficaz en los casos de reumatismo agudo o crónico, mal que tiene su origen en una sangre viciada por el ácido úrico y los venenos endógenos; por eso triunfa del acné, de la forunculosis, así como de las afecciones cardiopulmonares, de las úlceras gastrointestinales, de los eczemas rebeldes, de las nefritis, de las jaquecas y por ello obra maravillas en el tratamiento de las intoxicaciones heterogéneas agudas o crónicas provocadas por el abuso de los medicamentos químicos, de la morfina, cocaína, el tabaco o el alcohol.

Debo añadir que la curación es segura si el enfermo tiene fuerza de voluntad para perseverar, y no se desanima al cabo de tres o cuatro curas, como muy a menudo he visto que ha sucedido. A los enfermos les cuesta darse cuenta de que la enfermedad insidiosa, vieja de años en la mayor parte de los casos, no puede ceder inmediatamente, que hace falta darle al cuerpo tiempo para reponerse. Puede suceder a veces que el tratamiento haya de ser largo, debiendo entonces recurrir a una serie de ayunos repetidos a intervalos regulares a lo largo de varios años. Pero tales enfermos pueden tener la certeza de que su constancia será recompensada por la naturaleza”
 
Además, tengamos en cuenta que la curación viene después de la expulsión de suciedad maloliente que muchas veces asombra a los ayunadores y a los que practican la dieta líquida que con frecuencia se preguntan:  “¿Cómo es posible que pudiera tener dentro tanta porquería?” y entonces es cuando entienden porqué antes estaban enfermos. Recordemos que la señora Anne Beeken que enferma de cáncer de hígado se curó en 1.975 días limpiando su intestino grueso y todo su organismo, pués leyó que en 1.925 Johanna Brandt se curó en 6 semanas de cáncer de estómago por este mismo método y cuenta que cuando llevaba 30 días de ayuno expulsó materia maloliente que produjo olor insoportable en toda la casa. Veamos ahora parte de dos cartas dirigidas a José Abentin en “LA SALUD POR EL AYUNO” Edit Kier, 1.947 donde sus autores exponen lo que expulsaron durante su curación con dieta líquida ( que ellos llaman ayuno ): 
 
                        
 

1-Carta de 6 de mayo de 1.935 de Antonio Gracia: 

“Empecé las enemas a los 9 días de ayuno, y hasta ese día evacué naturalmente, el día 11 de mi ayuno, después de tomar los caldos, sentí dolor de estómago que me duró media hora; el día 12 las deposiciones intestinales fueron abundantes con muchas partículas duras, especie de cálculos de diversos tamaños y residuos terrosos; el día 13 amaneció la lengua sucia y dura por la saburra y en lo demás seguía un buen estado de ánimo. El día 20 amanecí con el ojo izquierdo pegado y en este mismo día de ayuno me apareció una ampolla en la cadera derecha, en el mismo lugar donde me habían aplicado varias inyecciones de mercurio, la que se me abrió al día siguiente expulsando bastante líquido amarillo que siguió supurando durante 20 días seguidos y que creo que serían los venenos mercuriales que buscaron para salir la misma vía de entrada; la temperatura del cuerpo se mantenía a 37º. El día 23 a las 3 horas después de tomar el zumo de uvas, sentí un fuerte dolor de costado que anunciaba el desprendimiento o paso de una gran descarga del intestino, con varias bolitas duras, tamaño de garbanzos. El día 24 me desperté a las 3 y media con mejor estado de ánimo que ningun día. Los días 25 y 26, abundantes deposiciones. El 27, estado de ánimo flojo por cambio brusco de temperatura. Del 28 al 35 inclusive, seguían las evacuaciones con la enema diaria, expulsando siempre algún cálculo entre los desechos. Dormía de 4 y media a 5 horas por la noche. El día 36 de ayuno expulsé un cálculo muy duro que, al romperlo resultó de composición gomosa. Del día 37 al 49 todo seguía bien, continuaba la expulsión diaria de residuos y cálculos duros, amarillentos, cuyas cantidades reunidas cálculo habrán llegado a un kilo, manteniéndose mi estado de ánimo tranquilo y alegre. Los días 50, 51 y 52 por las tardes tuve fuerte dolor del costado izquierdo, anunciando las abundantes eliminaciones de materias con fuerte fetidez. De los días 53 al 55, las deposiciones de las aguas de las enemas eran claras, pensando estar en vísperas de terminar el ayuno, pero el 56 sufrí una decepción cuando al volcar el servicio había dos dedos de desechos asentados en el fondo y gran cantidad de mucosidades. Los días 59 al 64 salían con el agua pequeñas cantidades de residuos y mocos. El día 65 del ayuno, al expulsar el agua de la enema salieron mezclados por lo menos 300 gramos de mucosidades blancas y amarillas y en pequeñas porciones siempre expulsaba algo de mucosidad”.

2-Carta del 10 de mayo de 1.935 de Rosa Méndez de 29 años:

“Ayuné, como Vd. recordará 48 días y hasta los 30 de ayuno que funcionó mi intestino sin enemas, creo sin exagerar haber expulsado de mi cuerpo la asombrosa cantidad de 30 kilos de resíduos fétidos intestinales que jamás hubiera creído que ser humano alguno pudiera llevar dentro del intestino, dándome cuenta con esto y la mejoría que se acentuaba día a día, que la causa de todos mis males radicaba en las materias descompuestas que llevaba en los intestinos y que lógicamente, se comprende que debían ensuciar la sangre y todo el organismo.
¿Como podían curarme las drogas, inyecciones y aún las operaciones, si la causa de todos mis males se hallaba en el foco infeccioso de los intestinos? Los trastornos que yo sufría desde hacía 5 años eran los siguientes:    inflamación de la garganta y amigdalitis, habiendo sido operada 2 veces. Fuertes dolores y acideces de estómago, dolor de espalda y riñones con fuertes inflamaciones uretrales al orinar, por lo que me aplicaron la sonda varias veces, logrando con esto sólo aumentar la inflamación que me producía dolores insoportables, mi sistema nervioso se hallaba siempre irritado, produciéndome lo que llaman “bolo histérico” ( un nudo en la garganta ), que al acostarme me asfisiaba teniéndome que levantar de la cama a tomar aire.
 
El dolor de cabeza era otro achaque insoportable e inseparable de mí. Con toda esta historieta clínica de mis dolencias, en la flor de la vida, me pasaba de consultorio en consultorio sin que mis males mejorasen, pero ¿cómo habían de mejorar si no se combatía la verdadera causa?
 
Yo fuí a la colonia naturista de Roldán, que Vd. dirigía, a acompañar a mi hermano, tomándonos 15 días de asueto, y como mi hermano era partidiario del ayuno, llevaba el propósito de aprovechar ese descanso para ayunar 12 días por no disponer de más tiempo, y toda mi preocupación era la de que mi hermano no ayunara por el temor de que se debilitara. No obstante él empezó el ayuno en compañía de otros internados que también ayunaban. Como todos hablaban bien del ayuno, intenté ayunar sólo 3 días, pero como me sentía mejor y estimulada por los consejos de mi hermano, prolongué el ayuno a 8 días, y como las sensaciones de mi cuerpo mejoraban día a día, ya convinimos con mi hermano de quedarme yo en el pensionado de la colonia el tiempo necesario para terminar el ayuno, o sea la limpieza total del intestino y que pude obtenerla a los 48 días de ayuno”
 
 
Por último observamos que la mayoría de las enfermedades que antes mencioné y de las que se curaron quienes limpiaron su intestino grueso y su organismo por el ayuno o con la dieta líquida, aparentemente nada tiene que ver con el estado del intestino grueso. Esto lo descubrió ( como ya expuso el Dr. Bernard Jensen ) el Dr. Sir William Arbuthnot Lane ( 1.856-1.943 ) que fué considerado en su tiempo como el mejor cirujano de la zona abdominal ( su nombre aparece en las enciclopedias ), pues observó con asombro que después de la operación del intestino grueso, algunos pacientes mejoraban o curaban de artritis y de bocio, enfermedades que aparentemente nada tenían que ver con el intestino grueso. De estas observaciones dedujo que la limpieza parcial que suponía la operación del intestino grueso era la causa de estas curaciones y por lo tanto concluyó:
 
1-Limpiando el intestino grueso se curaban los enfermos sin necesidad de operación.
2-La suciedad que aparecía en el intestino grueso se debía a la mala alimentación.
3-Para conservar la salud era fundamental una alimentación que no ensuciara el intestino grueso. Por esto Sir William Arbuthnot Lane abandonó la cirugía y se dedicó a métodos terapéuticos higiénicos naturales.
 
De este famoso doctor son estas palabras:
1-“Si el colector o cloaca principal de una ciudad es obstruído, todas las casas que drenan hacia él quedan afectadas. Los diversos órganos y estructuras del cuerpo ocupan una posición análoga a las casas de la ciudad y sufren correspondientemente cuando el plan o mecanismo de drenaje del organismo es obstruido o infectado”
2-“No podrían desarrollarse ni reumatismos, ni gota, ni cáncer, ni un ejercito de otras infecciones en el individuo, si sus procesos digestivos fueran perfectamente normales”
3-“Los casos cancerosos son casi siempre debidos a autointoxicación intestinal, la cual va destruyendo durante años la vitalidad y resistencia de los tejidos afectados. Las toxinas que se generan en los excrementos retenidos, a causa de una dieta putrefáctica ( carnívora ), pasan a la sangre e intoxican así todos los tejidos del organismo. El cáncer es el epílogo, en la historia del drenaje defectuoso del intestino, o sea, de la autointoxicación”
4-“Nadie debe enfermarse de cáncer si no quiere. El cáncer puede ser prevenido tan seguramente como el beriberi o el escorbuto. Su causa no es un bacilo ( que los médicos hemos buscado sin hallarlo ). El cáncer es el resultado de un proseso de autointoxicación, causada especialmente por una alimentación incorrecta”
5-“En lugar de estudiar alimentación y desintoxicación del cuerpo humano, hemos estado estudiando gérmenes…el mundo está en un camino errado. Libremos al cuerpo de sus toxinas y alimentémoslo correctamente y estará hecho el milagro de la salud”
 
Todo esto indica que la suciedad produce la enfermedad y que su expulsión produce la curación y que en el ayuno y en la dieta líquida nuestro organismo sabe lo que tiene que hacer para expulsar la suciedad que nos enferma. Dicho de otro modo:   cuando ayunamos o practicamos la dieta líquida actúa la capacidad autocurativa del organismo, o sea, nuestro cuerpo se comporta como si dentro de nosotros tuvieramos una medicina que nos limpia y así nos cura, pero esto la mayoría de los hombres lo ignoran y buscan la medicina fuera de nosotros, o sea, donde no está. Como vemos Hazrat Alí tuvo razón cuando dijo: 



Principios básicos del sistema higienista. Del crudivorismo puede salvar tu vida. Marc Ams
 
“El bienestar de todo el cuerpo se fragua en la oficina central del estómago”   M. de Cervantes
Este sistema no pretende curar enfermedades. Ningún sistema puede “curar” enfermedades. Ninguna persona puede curar tus sufrimientos, dolores y enfermedades. Solamente la función interna de tu propio cuerpo acaba con las enfermedades.
 

El cuerpo humano se recu­pera y cura a si mismo

Si te rompes un hueso el médico te ayuda poniendo el hueso en su sitio y colocándolo dentro de un yeso. Enton­ces, si le proporcionamos el debido descanso y una buena nutrición, el hueso roto se une otra vez; después de algunas semanas el hueso es otra vez tan fuerte como lo era antes de romperse. La fuerza curativa interna que hay dentro de cada cuerpo humano, ha curado y renovado el hueso. No hay una dieta especial, alimento milagroso, ni pastilla o inyección ni prescripción alguna que pueda cu­rar o arreglar un hueso roto... ni ninguna otra afección.
 
 
SOLAMENTE LA NATURALEZA CURA
Sea cual sea el nombre de tu afección nada puede ayudar a tu fuerza vital salvo el descanso, las horas de sueño y una perfecta nutrición no tóxica.
 
La na­turaleza siempre puede si tú le das la oportunidad de com­batir el envenenamiento crónico, pero no siempre puede resistir los daños irreversibles que pueden haber sufrido los tejidos más nobles como los nervios y el cerebro. Aun cuando sea necesario recurrir a la cirugía la dieta crudí­vora ortotrófica te permitirá recuperarte mucho antes y mejor.
Todos tenemos que tener fuerza vital para mantenernos vivos. Cuando se ha agotado por completo la fuerza vital, entonces sobreviene la muerte natural. La enervación de tu fuerza vital es la principal causa de tus dolencias. Cuando la fuerza vital disminuye aparece el debilita­miento general. A esta condición se le denomina enerva­ción. Y con el debilitamiento aparecen y se multiplican los problemas físicos.
 
Recuerda primero y antes de todo que somos instru­mentos biológicos muy delicados. Para que este instrumen­to tan fino que es el cuerpo humano pueda operar eficien­temente tiene que haber una cantidad adecuada de fuerza vital que permita a los órganos emuntorios eliminar el veneno de nuestros cuerpos.
 
Aquí tienes el secreto de la vida en resumidas cuentas, el cuerpo debe eliminar cierta cantidad de veneno tóxico que procede del alimento que tomas (residuos del meta­bolismo). Cuando el alimento pasa a través del tubo di­gestivo la gran inteligencia interna del cuerpo selecciona los elementos nutritivos que necesitas, y los residuos o desperdicios que ocasione este proceso son llevados fuera del cuerpo. Esta función requiere gran cantidad de fuerza vital y si la persona tiene poca fuerza vital, o ésta se halla deprimida a causa de la toxemia o las drogas, el des­perdicio de la nutrición no es eliminado del cuerpo en el tiempo requerido.
El cuerpo tiene una temperatura de 37º C y si el ali­mento permanece demasiado tiempo en el tubo digestivo por falta de fibra, o por malas combinaciones, entonces, y favorecido por un medio caliente, tendrá lugar un pro­ceso de putrefacción y se formarán venenos tóxicos. A me­dida que esto sucede las mucosas del aparato digestivo se irritan y se congestionan, lo cual hace que el calor suba en el aparato digestivo, lo que favorece aún más las pu­trefacciones, creándose así un círculo vicioso que es ne­cesario romper a toda costa. Es así que se origina la auto-intoxicación y el estado que conocemos por distermia. Para combatir la distermia es preciso recurrir al ayuno o a la dieta líquida o a la dieta atóxica crudívora, o bien a las monodietas, pro­curando simplificar al máximo la digestión mediante la correcta combinación de los alimentos. Prácticas suaves de hidroterapia pueden ayudar a descongestionar y a derivar el proceso de calor en el tubo digestivo hacia la piel:   ba­ños vitales, baños de asiento, fricciones frías de todo el cuerpo, compresas derivativas al vientre o cataplasmas de arcilla, etc., son prácticas inocuas que ayudan a romper este círculo vicioso y te serán de gran ayuda, a pesar de que sólo la adopción de una dieta correcta corregirá defi­nitivamente este estado  ( te recomiendo que estudies detenidamente la doctrina térmica tan magistralmente expuesta en  “LA  MEDICINA  NATURAL  AL ALCANCE  DE  TODOS” de Manuel Lezaeta Acharan. Edit Pax-México
 
Lezaeta nos explica como enfermamos por desequilibrio térmico del cuerpo y que la naturaleza cura colocando al cuerpo en equilibrio térmico. Observando el iris de los ojos de cualquier enfermo, como explica en su obra “EL IRIS DE TUS OJOS REVELA TU SALUD”, el disco iridial de todo enfermo siempre demuestra congestión variable en la zona digestiva de su cuerpo y deficiente circulación sanguínea en su superficie, extremidades y cerebro. Para equilibrar las temperaturas del cuerpo es preciso despertar reacción nerviosa y circulatoria en su exterior y descongestionar su interior. Para ello nos servimos de frotaciones, chorros, envolturas, compresas, ortigaduras y con el “LAVADO de SANGRE”  ( la sauna que no fatiga ), con el choque de calor y frío sobre la piel, alternativamente atrae y rechaza la sangre del interior a la superficie del cuerpo y viceversa. Los baños genitales, de tronco y de asiento. Cataplasmas de barro, siempre cuidando la reacción con la piel y pies calientes. La dieta cruda. Y nos dice que obtenido el equilibrio térmico, el organismo normaliza sus funciones de nutrición y eliminación, es decir, su salud integral por propia acción, fuerza vital que es la ley de la vida.
 
Este estado de distermia y putrefacción intestinal hace que gran cantidad de veneno tóxico pase a tu sangre, por lo tanto empiezas a envenenarte tú mismo... ¿Cuál crees que es el efecto de este veneno tóxico que tu sangre dis­tribuye por todo el organismo? La naturaleza siempre avisa cuando los venenos tóxicos empiezan a hacer estragos en tu organismo, de modo que hay dolor de cabeza o cual­quier clase de síntomas, como palpitaciones, migrañas, erupciones, catarros, anginas, etc., pero sobre todo la falta de apetito. No intentes ignorar el aviso de la naturaleza sofocando estos síntomas con drogas o tomando aperiti­vos, sino que debes prestarle atención y ayunar y descan­sar para eliminar la toxemia y la enervación.
 
Trata de comprender que la enervación es sinónimo de DEBILIDAD FUNCIONAL. Esto quiere decir que a mayor enervación mayor retardo e insuficiencia de las funciones eliminativas, y no solamente de tus intestinos, sino tam­bién de los riñones, hígado, piel y pulmones. Cuando tus nobles órganos no pueden eliminar más el veneno tóxico del cuerpo porque tu fuerza vital es demasiado baja so­breviene la muerte.Quien muere de cualquier enfermedad muere envene­nado.
 
Entre estos actos normales del ser vivo se en­cuentra la eliminación de los residuos tóxicos resultantes del funcionamiento de cada célula. Normalmente estos subproductos del metabolismo son sacados por las células hacia la linfa que las envuelve. De ahí pasan a la sangre que los transporta hasta los órganos encargados de la excreción de estas toxinas:   hígado, riñones, pulmones y piel.
 
La sangre y la linfa, así como cada célula en particular, están «limpios» mientras que se efectúe regular y suficien­temente esta eliminación y la salud es buena en tales con­diciones. Las experiencias del Dr. Alexis Carrel, Premio Nobel de Medicina, han demostrado la importancia de un medio de vida bien adaptado a las funciones de las célu­las y no hace falta insistir demasiado sobre la necesidad que tienen éstas de disponer permanentemente de un «me­dio» (linfa y sangre) limpio y sano, como condición inelu­dible para poder desempeñar a la perfección sus funciones vitales.
 
 
Cuando la eliminación de toxinas se va deteniendo, la intoxicación de las células y del medio que las rodea em­pieza. Es así como aparece este estado de autointoxicación al que denominamos toxemia. Así pues la toxemia es debida al retraso en la elimina­ción. A este retraso en la eliminación hay que sumarle el envenenamiento producido por sustancias extrañas traídas del exterior.
 
Ahora bien, la eliminación es suficiente mientras exista una buena energía vital. En el momento en que esta ener­gía se debilita las funciones orgánicas se vuelven lentas... así pues la enervación, o sea, la pérdida de potencia vital, es la causa primera de la toxemia. ¿Pero cómo y por que aparece la enervación? La enervación es causada por la suma de todas las violaciones que cometemos contra nues­tras necesidades y características biológicas. LA ENERVACION ES DEBIDA A UN MODO DE VIDA QUE ENTRAÑA UN GASTO EXAGERADO DE ENERGÍA VITAL. No se le da al organismo un reposo suficiente para permitirle reparar su pérdida de energía vital y restable­cer su pureza humoral. Tienes que comprender ahora cuál es la verdadera cau­sa de la enfermedad, y por qué ésta no debe ser buscada fuera sino en nosotros mismos. Como nos decía Hazrat Alí 

CAMBIOS FISIOLÓGICOS QUE APARECEN AL AYUNAR:   

El matabolismo es el conjunto de fenómenos químicos que se verifican en los seres vivos. Consta de dos partes:  anabolismo y catabolismo.
Las reacciones que se producen en el anabolismo son de síntesis, o sea que a partir de unas sustancias se forman otras más complejas. Por ejemplo, a partir de los aminoácidos nosotros formamos nuestra carne.
Las reacciones que se producen en el catabolismo son de desintegración, o sea, a partir de sustancias complejas se forman otras más sencillas.
Por ejemplo, la glucosa, que es combustible de las células, con el oxígeno forma dos sustancias sencillas:   agua y anhídrido carbónico ( además de producir energía ). Otro ejemplo:   las proteínas en el catabolismo se descomponen produciéndose, entre otras sustancias, anhídrido carbónico, urea y ácido úrico. En el anabolismo se producen sustancias que necesita nuestro organismo como músculos, pelos, uñas, etc. en el catabolismo se produce energía y sustancias de desecho y que deben ser expulsadas como anhídrido carbónico, ácido úrico, amoníaco, etc. ahora veamos algunas diferencias de cómo funciona nuestro organismo cuando comemos con regularidad y cuando ayunamos:  

ESTUDIO DEL METABOLISMO Y DE LA ELIMINACIÓN DE DESECHOS CUANDO COMEMOS CON REGULARIDAD:     

Cuando una persona come con regularidad, el anabolismo se realiza a partir de los alimentos que consume. Si la alimentación es la adecuada, el anabolismo, el catabolismo y la eliminación de los desechos procedentes del catabolismo, transcurren con normalidad. Pero cuando la alimentación no es la adecuada, y este es el caso más frecuente, aunque el anabolismo y el catabolismo transcurran con normalidad, ocurre que son más los desechos que se forman procedentes del catabolismo, que los desechos que el organismo puede eliminar. O sea, cada día el organismo va acumulando más y más desechos, y éstos ensucian a todos los órganos, y así, claro, aparece la enfermedad.
Por ejemplo si una persona come diariamente bastante carne, más es el ácido úrico que entra diariamente en su cuerpo que el que diariamente elimina por la orina. Por lo tanto, el ácido úrico que cada día entra, más el que produce diariamente el cuerpo humano, menos el que cada día elimina, es el ácido úrico que cada día se acumula en el cuerpo humano. Si la concentración de este ácido llega a ser superior a 5 milésimas por ciento, se forman cristales de ácido úrico que dificultan la circulación sanguínea. Si estos cristales se forman en las articulaciones aparece el reuma.
 
Otro caso:  según la OMS, un hombre de 70 kg  debe consumir diariamente 35 gramos de proteínas, y según datos del anuario de estadística agraria, en 1.978, el promedio de los españoles consumimos 95 gramos de proteínas por habitante y día, o sea, un exceso diario de 60 gramos de proteínas , y este exceso que diariamente entra en el cuerpo es mayor que la cantidad de proteínas que diariamente el organismo puede eliminar, y así las proteínas se acumulan en los conductos sanguíneos hasta que aparecen las enfermedades circulatorias que son las que constituyen la primera causa de muerte en los países desarrollados.
Por lo tanto, si se come en exceso, mal y se mete en el cuerpo porquerías como aditivos e insecticidas, comiendo todos los días, la eliminación de desechos es defectuosa y así el cuerpo se va llenando de más y más porquerías hasta que aparece la enfermedad.

ESTUDIO DEL METABOLISMO Y DE LA ELIMINACIÓN DE DESECHOS CUANDO AYUNAMOS: 
En este caso continúa creciendo el pelo y las uñas lo cual muestra que, pese a que no hay consumo de alimentos, continúa actuando el anabolismo y como éste se realiza con sustancias de reserva, el anabolismo se reduce. En cambio se activa el catabolismo y la eliminación de los desechos. Veamos cómo se produce esta eliminación de desechos durante el ayuno:    antes de comenzar el ayuno, todas las células de todos los órganos se encuentran cargadas de suciedad pues la sangre que los alimenta está igualmente sucia, y así los órganos no pueden expulsar la gran cantidad de basura que tienen almacenada, o sea, como los órganos sucios están rodeados de suciedad, no pueden limpiarse.
 
Después de comenzado el ayuno, no se forman nuevos desechos en el cuerpo, y después de la expulsión de la orina, excrementos, sudor y mucosidad de los primeros días de ayuno, el intestino grueso y la sangre comienzan a estar menos sucios, y por lo tanto los músculos, los pulmones, el cerebro, las glándulas, etc. al encontrarse alimentados por la sangre menos sucia, comienzan a expulsar la suciedad que tienen almacenada, o sea, comienza a limpiarse. Esta suciedad se va concentrando en órganos que comunican con el exterior, especialmente se concentra en el tubo digestivo, o sea, durante el ayuno el tubo digestivo, o por lo menos parte de él, se ensucia. Esta concentración de suciedad es muy destacada en la boca pues cuando se come con regularidad, se puede tener la lengua limpia, pero al ayunar la lengua se ensucia y suele aparecer mal sabor en la boca. También se puede concentrar suciedad en el estómago y originar dolores estomacales, naúseas, vómitos, etc. además el hígado se limpia eliminando bilis que va a parar al intestino delgado. por lo tanto, durante el ayuno unos órganos se limpian a costa de que otros se ensucien, pero estos órganos sucios, como tienen contacto con el exterior, expulsan esa suciedad fuera del cuerpo, y así también se van limpiando hasta conseguir que todo el cuerpo quede limpio, es decir, curado, porque suciedad es enfermedad y limpieza es salud.
 
La eliminación de desechos que ocurre durante el ayuno es semejante a limpiar el suelo de una casa con un cepillo, pues la basura inicialmente dispersada por todo el suelo, se va concentrando provisionalmente en determinados sitios, y así muchos lugares van quedando limpios a la vez que la suciedad se concentra provisionalmente en determinados lugares, hasta que se coloca en una bolsa y luego se saca fuera de la casa quedando todo el suelo limpio.
 
Por lo tanto durante el ayuno, mientras la suciedad causa molestias en el estómago y en la boca, el sistema nervioso, alejado de la función de eliminación de suciedad, se va limpiando, y esto explica que en el ayuno con frecuencia coincide malestar en la zona abdominal y en la boca con mayor lucidez mental.
 
Cuando toda la suciedad ha sido expulsada, la lengua vuelve a tener color rojo, las molestias desaparecen, la salud vuelve, un hambre atroz se presenta y el ayuno debe de ser dado por concluido.

ESTUDIO ENERGÉTICO DEL AYUNO:    

 Un hombre que come con regularidad y realiza una actividad normal, consume en alimentos unas 2.500 calorías diarias, de éstas un 30% las consume en la digestión, o sea, unas 750 calorías, por lo tanto si continúa desarrollando su actividad usual necesitará  2.500 - 750 = 1.850 calorías/día.  
 
Si reduce su actividad necesitará unas 1.600 calorías/día y esa energía procede de las grasas que tiene almacenadas en el tejido adiposo, de las proteínas que tiene en exceso en los vasos sanguíneos, de la glucosa almacenada en los músculos, y especialmente del glucógeno almacenado en el hígado y que es transformado en glucosa. Con las reservas energéticas contenidas en el cuerpo humano, el hombre puede resistir más de un mes. Estas 1.600 calorías diarias se invierten en mantener la temperatura del cuerpo humano por encima del medio ambiente ( durante el ayuno la temperatura suele disminuir aproximadamente un grado ), mover los músculos, mantener en funcionamiento los pulmones, el corazón, la circulación de la sangre, etc.

ESTUDIO DE LA PÉRDIDA DE PESO EN EL AYUNO:     

Según Alexi Suvorin, en un ayuno prolongado, un hombre mediano pierde unos 15 kg que corresponden a la pérdida de agua ( ya que en el ayuno se produce deshidratación ), y a expulsión de suciedad, como excrementos, orina, mucosidad, etc.
Joseph Goodman en el libro “Guía de las Medicinas Paralelas” de Ann Hill, expone la pérdida de peso al morir una persona por inanición:
            
 
                            PÉRDIDA DE PESO AL MORIR UNA PERSONA POR INANICIÓN
 
%     de    pérdida
 
 
Del órgano con
respecto al cuerpo
En cada órgano

Músculos
Grasas
Piel
Huesos
Hígado
Sangre
Intestino
Riñones
Bazo
Pulmones
Páncreas
Órganos sexuales
Cerebro y médula espinal
Corazón 
42´1
26´2
8´7
5´5
4´8
3´6
2´0
0´6
0´4
0´3
0´1
0´1
0´1
0´1
31
97
21
14
54
27
18
26
67
18
17
40
8
3


Como vemos el sistema nervioso apenas pierde peso y Alexi Suvorin dice sobre el tema:  “Los nervios no se afectan nada por el proceso del ayuno, y es justamente por eso, que durante el ayuno la cabeza del ayunador está siempre fresca, y el cerebro funciona con singular seguridad y facilidad.”


ESTUDIO DE LA DESAPARICIÓN DEL HAMBRE DURANTE EL AYUNO:     

Un profano podrá pensar que a más días de ayuno, más hambre, sin embargo esta no es la realidad ya que sorprendentemente lo que ocurre es que la sensación de hambre sólo se manifiesta en los primeros días del ayuno, generalmente en los dos primeros, luego desaparece el hambre durante semanas y cuando la lengua vuelve a tener color rojo, vuelve el hambre.
 
A-Alexi Suvorin dice en su libro “La curación por el ayuno” que al comenzar el ayuno, enseguida la lengua se ensucia y la suciedad actúa sobre los nervios gustativos de la boca haciendo desaparecer la sensación de hambre.
 
B-Alfredo Embid dice en el libro “Medicinas Blandas y Antimedicina” que la sensación de hambre está controlada por el hipotálamo. Al comenzar el ayuno disminuye la concentración de glucosa en la sangre, por lo tanto, aparece la sensación de hambre. También el hígado acusa esta diminución y transforma, aunque con retraso, el glucógeno que contiene almacenado, en glucosa, con el fin de mantener en estado normal la concentración de glucosa en la sangre. Por lo tanto al aumentar esta concentración., lo cual tarda unos pocos días, desaparece el hambre.
 
C-Interviú publicó un resumen del libro “El ayuno, una nueva forma de vivir” de Jerome Agel y Eugene Boe donde dice:     “El cuerpo tiene un dispositivo automático para suprimir el apetito. Es un compuesto llamado quetona, para la descomposición de los productos de los ácidos grasos. Cuando se ayuna, el cuerpo aumenta la producción de quetonas, que se libran en la corriente sanguínea. A medida que aumenta la cantidad de quetonas disminuye el apetito. La vuelta del apetito es señal de que debe romperse el ayuno. “
A todo esto hay que añadir que el cambio que supone comer con regularidad a ayunar, produce cambio fisiológico en el organismo el cual pasa de realizar el metabolismo de los alimentos, a adaptarse a metabolizar las sustancias de reserva, y así el cuerpo humano pasa a consumir la energía contenida en los alimentos a la contenida en sus reservas, y estos dos procesos son incompatibles. De aquí que si una persona gruesa para adelgazar decide consumir diariamente 1.000 calorías en alimentos ( lo normal son unas 2.500 calorías/día ) pasará hambre durante todos los días que consuma esas 1.000 calorías diarias. También pasará hambre quien para adelgazar suprima una comida de las que está acostumbrada, en cambio, si una persona gruesa decide ayunar, sólo pasará hambre los primeros días del ayuno. O sea, se pasa menos hambre ayunando que comiendo poco, esto resulta paradójico, pero es así.
 
 
Por otra parte, si se practica la cura de uvas, no se pasa hambre ni un sólo día, esto lo digo por propia experiencia ya que pasé 45 días en que mi único alimento fue el zumo de uvas envasada y muy dulce. Tomé la cantidad que quise, y no tuve hambre ninguno de esos 45 días. En cambio la famosa actriz Concha Velasco, según publicó “Tribuna” del 6 de noviembre de 1.989, decidió adelgazar y declaró:
 
“…Elegí una dieta a base de fruta y leche, en pequeñas cantidades. Pasaba un hambre atroz y me sentía desfallecer pero perdí 7 kilos en 7 días. Corté el régimen en el momento que tuve que cruzarme al bar de enfrente del teatro para comerme un bocadillo de jamón. No aguantaba más.”
Como vemos esta actriz, que además estuvo controlada por un médico durante una semana, no ha conocido un método mejor para adelgazar ni al parecer los médicos alópatas saben muy bien lo que deben aconsejar a sus pacientes obesos. O sea que esta actriz para adelgazar en 7 días pasó un hambre atroz y se sentía desfallecer y en cambio yo en 45 días sin comer nada sólido en ningún momento ni tuve hambre ni me sentí desfallecer, y por supuesto, adelgacé y me desintoxiqué.
 
Y aún más ya que Concha Velasco añadió:
“Me acompañaba con vitaminas y hierro porque he padecido problemas de anemia. Y además le tengo un miedo espantoso a la anorexia. Varias amigas mías, cuyos nombres no mencionaré, han llegado a estar hospitalizadas.” Es lamentable que pese a que la cura de uvas es un eficaz método para adelgazar sin pasar hambre y que además mejora la salud, pues ha curado hasta a cancerosos, sea muy poco conocida y haya personas que usen métodos peligrosos para adelgazar.


CAMBIOS PSÍQUICOS EN EL AYUNO:   
 El cerebro durante el ayuno es alimentado cada día por sangre menos sucia y por lo tanto aumenta la vivacidad mental. Veamos algunas experiencias.
A-Alfredo Embid declaró:  “Personalmente al cabo de 7 días sólo, ya podía constatar una clara aceleración de la capacidad asociativa, una menor necesidad de sueño, y una mayor lucidez.”
B-Luis Lobato, miembro del Partido Comunista Español, realizó varias huelgas de hambre y declaró:  “A partir del quinto o sexto día entras en una especie de nirvana, de conformidad. Tus necesidades fisiológicas han acatado los dictámenes de la conciencia. El organismo es más dócil y lo acepta con mucha resignación. Parece como si la carne se hiciera espíritu, no te sientes, en este momento, al hombre le importa poco morir.”
C-Luis Maria Xirinacs fue senador, realizó varias huelgas de hambre, la de mayor duración fue de 42 días. A la pregunta de que si continuaba fuerte su voluntad de seguir la huelga de hambre, contestó:  “Sí, en mi interior la idea primitiva se hace más clara. Yo creo que la huelga de hambre te da clarividencia, el cerebro funciona mejor al no estar bloqueado por un exceso de energía. Yo recuerdo que dejaba impresionados a los que querían disuadirme de ella con mi seguridad y mis respuestas.”
D-Declaración de una muchacha de 15 años:  “Yo, durante el ayuno, tenía energía para el estudio. Estudié mucho mejor que antes, y si hubiera continuado el ayuno, sin duda habría tenido las mayores clasificaciones en todas las materias. A los alumnos que estudian mal les aconsejaría ayunar.” 
E-Interviú  ( 13-19 Julio 1.978 )  publicó:
 
“Hacia 1.945, el doctor Yuri Nicolayev, del Instituto Psiquiátrico de Moscú, introdujo el concepto      revolucionario que las enfermedades mentales, en especial la esquizofrenia, podían aliviarse por medio de       los poderes recuperativos del ayuno y una dieta revisada.
 
El doctor Nicolayev, que ha hecho ayunar a más de 10.000 enfermos mentales, dá cuenta de resultados muy alentadores con aquellos pacientes que no habían respondido a otros tratamientos. De ellos los “desahuciados”, el 65% de los pacientes sometidos a la terapia del ayuno llegan a mejorar lo suficiente para vivir y funcionar fuera del hospital.”  ( -Cuando aquí vienen a salir curados el 10% de “todos” los pacientes- )
 
En cambio, sorprendentemente, otras veces durante el ayuno se forta­lece el cuerpo. ¿Cómo explicar esto? Pues antes de comenzar el ayuno, los desechos acumulados en el cuerpo, producen debilidad; una vez comenza­do el ayuno y eliminados parte de los desechos, el cuerpo se encuentra más limpio, los órganos funcionan mejor, y esto produce fortalecimiento del cuer­po. Veamos algunos casos:
 
A) Estela Kúntzel, una enferma que apenas podía moverse, inició un ayuno de 45 días. Al onceavo día de ayuno dio un paseo de un kilómetro, y declaró sobre su ayuno:
"Yo no experimentaba ninguna depresión ni debilidad. Al contrario, con cada día siguiente al ayuno, me sentía mas feliz y mas alegre”
B ) E. I. Kovalevskaya padeció de asma, neurosis del corazón, inflamación del hígado y de la vesícula biliar y por supuesto se encontraba muy débil y se pasaba todo el invierno en la cama. Realizó un ayuno y dice Alexi Suvorin:    “Al cuarto día se levantó en la mañana llena de energía, empezó a preparar sola la comida y sorprendió a todos los vecinos enterados de su estado, poniéndose, de repente, a cantar. ¡Eso después de un periodo de abatimiento y deseperación tan prolongado!”   
C ) Declaración de un hombre que realizó un ayuno de 33 días:
"Lo que me sorprende particularmente es que no se produce ningún decaimiento de las fuerzas; al contrarío, la debilidad originada por la angi­na, el empleo de aspirina y por las transpiraciones, ya hace tiempo que ha desaparecido, de modo que el estado físico es excelente."
D ) Declaración de una mujer de 57 años:
"Hace tres años me decidí a curarme por medio del ayuno. Ayuné du­rante unos 20 días. Al cabo de una semana empecé a sentirme muy bien, me volvía ágil e incansable y dejé de sufrir de la respiración dificultosa. Desde entonces no sé en general lo que es cansancio. Trabajo durante todo el día y no estoy cansada en lo más mínimo!"
E ) El Dr. Eneko Landaburu expone el caso de Terry, muchacha que en 1.974, con 13 años, pesaba 112 Kg. y comía leche, carne, pan, azúcar, helados, etc. Sus padres la llevaron a muchos médicos y no obtuvo ningún resultado hasta que un día se sometió al régimen vegetariano que se practi­ca en la Casa de Salud Pawling en Hyde Park  (New York) y dirigida por Bob y Joy Gross. Además realizó muchos breves ayunos de 1, 2 y hasta de 5 días seguidos. También aumentó la actividad física y observó que le hacía disminuir el apetito. Así consiguió que en julio de 1.979 pesara 66 Kg. Veamos algo de lo que declaró esta joven: 
 
"Sus fundadores, Bob y Joy Gross, son estrictamente vegetarianos. Y pensaba que nunca podría dejar de comer carne asada o chuletas. ¿Puede creerse que hoy no puedo ni siquiera ver u oler carne? En el verano de 1.978 había adoptado casi totalmente mis hábitos al ré­gimen Natural proclamado por los Gross.
Esta combinación de alimentación adecuada, ejercicio y ayunos cor­tos, fueron la solución para mí. A pesar de que mi pérdida de peso era des­corazonadamente lenta, seguí afanándome en el intento. Por fin, después de dos años de lentos progresos, los kilos de peso comenzaron a desapare­cer como por arte de magia. En los últimos 4 meses (de marzo a julio del 79) perdí más de 18 Kgs. La clave de mi éxito ha sido mi propia paciencia, y el ánimo que por suerte he recibido por parte de mi familia, amigos, pro­fesores y el matrimonio Gross."

2-El Dr. André Passebecq en su libro Psicoterapia por métodos na­turales dice refiriéndose al ayuno:
"Incluso los anémicos, por muy paradójico que parezca a primera vis­ta, obtienen los mayores beneficios de esta cura. Una vez el suero sanguí­neo purificado y limpio de sus autotoxinas, los elementos figurados de la sangre adquieren una fuerza y una resistencia nuevas. La proporción de he­moglobina aumenta en grado considerable observado por Guelpa, el núme­ro de glóbulos rojos pasó de 2.500.000 a 5.500.000. El número de leucocitos aumentó en proporciones muy satisfactorias, de 4.000 a 5.500 en un caso y de 5.800 a 7.100 en otro."
 
3-Albert Mosséri en el libro In Memoriam:    Puertas Abiertas de An­dré Torque expone el caso de un hombre que padecía de anemia que fueron incapaces de curarla los médicos alópatas con sales de hierro y los naturó­patas con extractos de alcachofa   (que es rico en hierro), y añade:
 
"M.M.B. acaba de realizar, en nuestra casa, un ayuno de 40 días. Su­fría una grave anemia crónica, y los médicos lo habían declarado incura­ble. Le habían aconsejado ir a vivir al campo:   en caso contrario, sus días estarían contados. Se estableció, pues, en las afueras, pero su anemia no mejoró. Luego vino a nuestra casa para ayunar. Durante 40 dias, no tomó nada más que agua pura. Su anemia debiera haberse agravado. Pero al con­trario, después del ayuno, el análisis de sangre reveló un número completa­mente normal de glóbulos rojos."
 
Por último dice Albert Mosséri que ya han pasado 5 años y cada año le realizan un análisis de sangre que muestra que continúa sin anemia.
Estos casos muestran que, pese a todos los razonamientos que puedan exponerse de que el ayuno produce anemia, esto no es cierto, pues la reali­dad muestra lo contrario, o sea que el ayuno cura la anemia, por lo menos en algunos casos en que otros tratamientos fracasan. Esto se debe a que la suciedad almacenada en el organismo dificulta la formación de glóbulos rojos, pero esta suciedad se elimina durante el ayuno y, por lo tanto, al quedar el organismo limpio, los glóbulos rojos se forman con normalidad.
 
De todos modos la anemia puede ser debida a deficiencias de hierro, cobre, cobalto, y por vitaminas A, B-9, B-12, C y E, por lo tanto conviene que los anémicos sean tratados por médicos higienistas.
 
Con los años debido a la nerviosidad, mi escritura perdió parte de su firmeza, se tomó irregular, quebrada, "nerviosa". Conversando con el pro­fesor Passek sobre mis ayunos, le pregunté si había en la medicina algún remedio contra la tremulación de la escritura. "Remedio directo no hay" - "¿Y hay un remedio para eliminar esta nerviosidad en forma terminante en 10 días?" - "Naturalmente que no". Y sin embargo, en todos los Tres ayunos, al décimo día justo, mi mano empezaba a funcionar durante la es­critura como la de un joven - las letras eran firmes y regulares-, y lo que merece especial atención:    la mano -lo sentia muy bien- y el mismo cere­bro mío, o sea sus más profundos centros nerviosos, tenían ahora la tenden­cia de escribir con letra muy chica, mientras que antes de los ayunos, en toda mi vida de adulto, mi escritura era muy grande y suelta. Cualquier neuropa­tólogo dirá que eso es un indicio de un profundo y orgánico saneamiento de todo el sistema nervioso.
 
Pues bien, al final del primer ayuno fueron arrojados del organismo las cenizas más gruesas de color pardo-amarillo y olor muy pesado, y reju­veneció mi cabellera. Después del segundo ayuno se expulsaron las cenizas negras sin olor alguno, y se tornó joven mi hígado, desapareciendo en las manos las manchas características.
Los resultados directos para mi estado habitual que me dio el ayuno son cuatro:
1-  Se ha fortalecido en forma sorprendente los nervios, ha aumenta­do la aptitud de trabajo y la capacidad de soportar la fatiga.
2-  Se curó y empezó a fucionar perfectamente el hígado.
3-  Desapareció el catarro de la garganta y de la nariz que me había quedado de un resfrío crónico. Mediante respiraciones profundas reprimí esta enfermedad que me molestó durante 25 años, pero logré eliminarla por completo sólo con mi segundo ayuno.
4-  Desaparecieron manifestaciones generales de la esclerosis.

INDICACIONES DEL AYUNO:     

Como ya expuse el ayuno está indi­cado para niños y ancianos, hombres y mujeres, delgados y gruesos, sanos y enfermos. Con el ayuno mejoran la vista y la voz, se fortalece la voluntad y aumenta la seguridad en sí mismo. Casi todas las enfermedades desapare­cen con el ayuno, en caso de que esto no ocurra, deberán de repetirse los ayunos hasta conseguir la curación. Una de las pocas enfermedades que no se curan con el ayuno es el cáncer, en cambio la cura de uvas, como ya expu­se, cura esta enfermedad si no está demasiado extendida.
En caso de inflamación del hígado o de la vesícula biliar, Alexi Suvorin recomienda no ayunar más de 17 dias, pero aconseja repetir varias veces. Yo en este caso tan particular prefiero comenzar con las Sales de Ficus para desinflamar y ... después continuar con el ayuno, la dieta líquida o la cura de uvas.
 
El Dr Hellmut Lützner, Director Médico de la Clínica de Ayuno Kur­park de Uberlingen de Alemania, en su libro Rejuvenecer por el ayuno ex­pone las siguientes ventajas del ayuno que aquí resumo:
Adelgazar:   -El ayuno es el método más rápido, agradable y menos peli­groso para perder kilos de exceso.
Desintoxicar:   -El ayuno es uno de los pocos y más eficaces medios bio­lógicos de desintoxicación de un terreno orgánico tóxico. El ayuno ayuda a liberarse de la dependencia de medicamentos y estimulantes.
Piel bella:   -El ayuno es un "cosmético" que actúa desde el interior.
Prevenir:   -El ayuno no puede impedir el envejecimiento biológico, pero puede detener el envejecimiento prematuro, además, realizado periódicamente evita la aparición de enfermedades.
Curar:   -El ayuno terapéutico es el tratamiento más eficaz y menos peli­groso de las enfermedades del metabolismo dependientes de la nutrición.
Relajar:   -Mientras se ayuna el organismo se relaja con más facilidad que mientras se come.
 
 
Monseñor Miguel Jaluf dice sobre este tema:
“Aconsejo a los que quieran ayunar no realizar un ayuno prolongado la primera vez. Es preferible que ayunen de 5 a 7 días, pasados 20 días, otros 7 días, pasados otros 20 días, 10 días, y así varias veces, después de lo cual puede realizarse el ayuno completo de 40 días. Al emprender éste, hace falta asegurarse las instrucciones de un hombre experto, porque la quinta semana del ayuno es pesada, pudiendo traer complicaciones dolorosas, pero no pe­ligrosas.
Las complicaciones más importantes son las náuseas que aparecen en esa semana con los dolores inherentes. La mejor manera para salvarse de esas molestias es tomar de una sola vez cerca de medio litro de agua tibia que, llenando el estómago, facilita mucho los vómitos, con los cuales salen del organismo toda clase de inmundicias, causando alivio al ayunador"
 
El Dr. Ruiz Ibarra dice entre otras cosas: 
"Hay que procurar un movimiento intestinal expulsivo diario, una deposición al menos, durante los siete primeros días del ayuno. Algunos enfer­mos se ven acometidos de diarrea a los tres días del ayuno. No hay que suprimir el ayuno por eso ni tomar precaución, pues ello no significa más que una buena eliminación.
 
Dad una moderada cantidad de agua a los enfermos que tengan sed, y si orinan poco o no se mueve el intestino, ni en el agua del enema se elimi­na nada, hay que darles un poco de zumo de fruta  (mejor de ciruela o higo), bien sea el de uvas, naranja, granada o limón.
El ayuno no exime del ejercicio. Debe hacerse el que cada uno pueda al aire libre y al sol, protegiendo la cabeza contra los rayos del sol. Haced respirar a los enfermos profundamente estos días de ayuno.
Si estos enfermos presentan dolor de cabeza, ponedles una enema"
 
La interiorización de las fuerzas  ( "Cerrado por Reparaciones" ). El cuerpo cuando aumenta su trabajo de desintoxicación deja desprovisto de fuer­zas otras funciones ya que no puede llevar a cabo todo a la vez. Cierra las puertas al público para dedicarse plenamente a la desintoxicación, metien­do las fuerzas hacia dentro. Esta inversión de fuerzas el cuerpo la realiza expontáneamente cuando necesita  ( durante una gripe, la astenia primaveral, la tensión baja... ). Nosotros al disminuir el trabajo digestivo estamos invi­tando al organismo a hacerlo.
 
Esta inversión de fuerzas se puede notar de las formas siguientes:    debilidad muscular, tensión baja, sequedad de la piel, caída del cabello, falta de apetito, extremidades frías, estreñimiento, frial­dad general, mareos, vértigos, pérdida de conocimiento después de un es­fuerzo, depresión, melancolía, vista cansada, falta de apetito sexual, desaparición de la menstruación... El que se enlentezca el ritmo de evacua­ción de las heces, es un síntoma de que se ha instaurado la desintoxicación, de que el cuerpo ha introducido sus fuerzas. De vez en cuando puede pre­sentarse diarrea, para eliminar bilis excesivamente venenosa.
 
La desaparición de la regla  ( amenorrea ) podría ser un síntoma de esta interiorización de fuerzas:   el cuerpo ha preferido dedicar sus fuerzas a otra tarea más importante, y ha dejado la función de los genitales parada. A ve­ces ocurre durante un proceso de desintoxicación varias menstruacciones se­guidas y luego hace falta esperar un tiempo a que reaparezca. Un cambio a una dieta mejor o un ayuno puede parar la regla, pero esto es temporal. Hay que esperar algunos meses o incluso algunos años.
El único peligro que tienen los mareos es el de asustarse o golpearse, por ello es mejor levantarse suavemente, en varias etapas  ( acostado, senta­do, de pie ); va mejor levantarse de costado que de frente, la cabeza por de­lante primero.
Evacuación de tóxicos, reajustes, arreglo de averías... ( "La casa patas arriba" ). Es muy normal que durante el ayuno se despierten síntomas que fueron reprimidos con medicación anteriormente y que quedaron mal cura­dos. Ahora el cuerpo despierta dichas averías para acabar de arreglarlas en poco tiempo.
Cualquier tipo de inflamaciones:     mucosidades, catarros, flemones, gra­nos, sarpullidos, conjuntivitis, flujo vaginal, expectoraciones... y cualquier proceso que la medicina considera infeccioso y que nosotros vemos como un proceso de desintoxicación.
 
1-Malestares estomacales:    desde la sensación del gusanillo, hasta sen­sación de vacío, acidez, eruptos, dolores abdominales... 
2-Alteración del carácter:    euforico, irritable, nerviosismo, depresion, hipersensibilidad, insomnio ( para favorecer el sueño:    pies calientes y, si se está excitado, paño frío en la cabeza ). El comer en la vida cotidiana nos sirve de mecanismo de defensa para controlar nuestros conflictos emociona­les. El no comer, que va acompañado del no hacer nada, puede poner al descubierto todos nuestros conflictos emocionales, que ocultamos en nues­tra vida cotidiana. Atención las personas con problemas mentales serios.
3-Sobrecarga de los aparatos de desintoxicación:    orina oscura y oloro­sa; expulsión de arenilla o cálculo, con cólico renal; dolor de riñones; mo­lestias del hígado; ictericia  ( piel y blanco del ojo amarillo ), náuseas, vómitos (a veces con sangre), diarrea  ( por evacuación por intestino de bilis venenosa que actúa como laxante ). Aliento cargado, respiración costosa y pesada. Su­dor fuerte. Menstruación abundante  ( o se adelanta la regla ). Lengua sucia; boca, garganta y labios secos. Mal gusto de boca. Inflamación de encías con pérdida de sangre. Gases en estómago, en las tripas. Expulsión de gases por la vagina. 
 
A los órganos normales de desintoxicación (riñón, hígado, piel, pulmón, menstruación), se añade toda la mucosa digestiva (que ha dejado de usarse para digerir) y cualquier otra mucosa (de nariz, de oído, de bronquios, de vagina... ) aumentando la producción de moco.
El pulso tomado en reposo nos señalará la intención del trabajo de de­sintoxicación:   se puede acelerar  ( hasta 120 p/m ) o bien enlentecer  ( hasta 40 p/m ).
4-Dolores y molestias de todo tipo:   de cabeza, de muelas, de columna, ciático, de espalda, de tripas, de ovarios, de bajo vientre, de los miembros, de las articulaciones, de los músculos  ( calambres en piernas y brazos...). Pal­pitaciones en sitios diversos. El dolor es algo beneficioso e inevitable.  Cuan­do se te congelan las manos, la vuelta de la circulación es algo doloroso pero sin embargo, beneficioso. La persona con úlcera, cuando deja de comer, ex­perimentará durante al menos tres o cuatro días un aumento del dolor con vómitos, antes de ser curada del todo. Es algo inevitable para la cicatriza­ción de la úlcera. La mejor forma de acabar con el dolor es guardar la cal­ma, aguantar; reposar lo más posible  ( encamarse a oscuras ) y el calor. El reposo y el calor acelera la desintoxicación, acabando antes con el dolor.
 
Cuando el dolor es de cólico (que no te deja estar quieto, debido a un espasmo muscular:    cólico biliar, renal, menstrual, intestinal...), aplicarse ca­lor lo que más se aguante, sin quemarse, con bolsa de agua, manta eléctri­ca... aunque lo ideal es la bañera con agua a unos 38º  C  ( el calor actúa por todas partes, y ayuda mejor a relajar el musculo ). Aplicando un poco de agua caliente por la vagina, también puede aliviar un dolor menstrual o fa­vorecer la eliminación de algún cálculo urinario. En algunos casos, el repo­so y el calor no son suficientes para aliviar el dolor; haciéndose insoportable. Entonces habrá que echar mano de un analgésico-antiespasmódico, a la vez que se rompe el ayuno a base de jugos de frutas, en cuanto el cuerpo lo admita.
 
Los ulcerosos, cuando llevan días con el estómago vacio, experimenta­rán dos o tres días de aumento de dolor, a veces con vómitos con algo de sangre. Gracias a las vacaciones estomacales, el cuerpo acabará por curar la úlcera, después de estos días molestos. El ulceroso, en la realimentación, tendrá aún más cuidado, pasando al menos una semana a base de zumos poco ácidos, sopas y purés diluidos.


DURACIÓN DEL AYUNO:   
La eliminación de desechos es lenta al principio y luego se acelera. Por lo tanto un ayuno de corta duración se pue­de interrumpir en cualquier momento. En cambio si se trata de un ayuno de larga duración, no se puede, o por lo menos no conviene, interrumpirlo en cualquier momento pues los desechos que tratan de salir se mezclan con los alimentos que tratamos de meter, y esta mezcla es repugnante.
 
Además, lo que hacemos al volver a comer es dar la orden de que entre la basura que trata de salir pues no es posible que simultáneamente salga la basura y en­tren los alimentos. Por esto si el ayuno se interrumpe en un momento ino­portuno, aparecen dolores de vientre, vómitos, etc. O sea, el ayuno se puede empezar cuando uno quiera, pero no siempre, cuando uno quiera, puede ter­minarlo, pues el organismo nos indicará cuando debemos de dar por termi­nado el ayuno ya que la boca se convierte en la parte del cuerpo que al ayunar sentimos como más hedionda, cuando ésta quede limpia será la señal de que debemos de volver a comer. Veamos algunos testimonios sobre este tema:
 
 
A-  Ayuno de Alexi Suvorin a los 39 días:
"A la mañana siguiente, el círculo oscuro sobre la lengua desapareció, pero, en cambio, por toda la lengua se extendió un color marrón amarillen­to. Claro está:   por haber yo empezado a comer, "la cola" se detuvo en su movimiento hacia fuera y, naturalmente, se puso a disgregarse en todas di­recciones. Las substancias que la integraban se propagaron por la lengua, y ésta empezó a oler como un foso de residuos. 
¿Cómo explicar todo el horror de esto? Y todos en torno aconsejan:
Ahora tome usted leche...¡¿Tomar leche con semejante lengua?! ¿Cómo explicárselo?
¡Y los mé­dicos afirman que saben lo que pasa en el organismó humano durante el ayuno! Yo no podía comer nada. La lengua se hallaba en la boca como un ob­jeto que me fuese ajeno, envenenándolo todo en torno suyo, inclusive la sa­liva, que quitaba de ella ese terrible trasudor”
 
 
B-  Ayuno realizado por N. Milichnikoff en 1.914:
"Cabe observar aquí que el 29º día de ayuno tomé el jugo de 8 naran­jas, en el deseo de interrumpir el ayuno, aunque no sentía aún ni el desper­tar del apetito desaparecido desde los primeros días de ayuno, ni otros indicios que señalan la terminación del proceso de autopurificación del organismo. Relsoví poner fin al ayuno porque de un día para otro esperaba la invitación de emprender un viaje lejano y prolongado, durante el cual consideraba in­conveniente continuar el ayuno. Pero mi tentativa de terminar el ayuno en forma violenta resultó todo un fracaso. A medida que yo tomaba alimentos, me iba sintiendo cada vez peor, empezó a dolerme la cabeza y, finalmente, ese mismo día, todo lo recibido fue arrojado por el mismo camino por el cual entró, no sólo sin haber servido para la alimentación del organismo, sino que, al contrario, después de haberlo debilitado aun más. El organismo todavía no había terminado la autopurificación, y se resistió enérgicamente a la tentativa desde afuera de entorpecer su labor.
 
Ese caso me convenció aún más de que el mejor consejero en un asunto como el ayuno es la voz del organismo mismo, y después de eso resolví proseguir el ayuno, sin refle­xionar demasiado, hasta su terminación natural, o sea el momento de volver el apetito."
Y más adelante explica cómo terminó correctamente el ayuno:  "Durante el 39 y el 40 días de ayuno, por los ataques más frecuentes de váhidos, por la debilidad continuamente creciente y por otras sensacio­nes difíciles de explicar, me resultó claro que las reservas que el organismo podía gastar sin perjuicio para sí iban llegando a su fin. Al mismo tiempo se hizo sentir un fuerte deseo de comer con una disminución simultánea de las secreciones por las mucosas de la boca y la desaparición del gusto desa­gradable en la boca. Guiándome por todos estos indicios, llegué a la conclu­sión de que era tiempo de terminar el ayuno, y el 7 de marzo a las 8 horas de la noche lo suspendí."

Si el ayunador deja el ayuno antes de 30 días, comúnmente logra hacer­lo con todo éxito, aunque el apetito es muy flojo en los primeros días que siguen al ayuno, porque el organismo se ve en la necesidad de absorber nue­vamente las cenizas ya preparadas al lugar de su expulsión. Pero, si la tenta­tiva de interrumpir el ayuno se hace después del 30º día, el organismo directamente protesta contra eso y devuelve la comida con vómitos, porque en esos días ya empieza la evacuación de las cenizas más pesadas acumula­das en el sitio de su expulsión, cuya reabsorción resulta para el organismo especialmente dificil."
 
Un ayuno que limpie bien el organismo dura 40 días, pues generalmen­te pocos días antes de esos 40 días, la eliminación de desechos suele ser in­tensa. Esto nos indica que no fue una simple casualidad que Jesús hiciera un ayuno precisamente de 40 días.

ESTUDIO DE LA LENGUA EN EL AYUNO:     

Problablemente sea la lengua el órgano que más llama la atención a quien ayuna. Si la lengua inicialmente está limpia, a los pocos días de comenzado el ayuno, se podrá sucia y esto indica que el organismo ha comenzado a activar la eliminación de desechos. Durante el ayuno la lengua puede tener los colores blanco, amarillo, pardo, negro y verde. A veces se pueden combinar varios colores. De éstos el pardo, negro y el verde suelen aparecer al final de un largo ayuno. Además es frecuente que parezca mal sabor en la boca y que la saliva aparezca sucia. Todo esto causa repugnancia y malestar al que ayuna y esta suciedad que se manifiesta tan contundentemente en la lengua muestra que una persona considerada como “sana” está llena de suciedad.
 
Veamos lo que dice Alexi Suvorin a los 39 días de ayuno:
“La lengua era blanca, en la parte media amarilla con una mancha parda en el centro, más cerca de la base. Todo en la boca, a través de la cual ya hacía cinco semanas que pasaban los residuos de la combustión interna de la materia, olía a descomposición y podredumbre; la saliva era viscosa y hedionda. Comer con semejante boca era imposible:    toda idea de la comida era repugnante.”

ESTUDIO DE LA NORMALIZACIÓN DE ANÁLISIS CLÍNICOS POR EL AYUNO:     

El Dr. Hellmut Lützner en su libro “Rejuvenecer por el ayuno” expone las siguientes gráficas:                  
                                                                                                                                         Insertar gráficas
Estas gráficas muestran que la hipertensión arterial elevada, el exceso de concentración de líquidos en la sangre y el exceso de timol en el hígado, durante el ayuno se normalizan.
En cambio la concentración de ácido úrico en la sangre durante el ayuno primero aumenta y luego disminuye. Sobre este tema dice el Dr, Hellmut Lützner:
“En sólo un apartado se requiere una especial precaución:    las cifras de ácido úrico sanguíneo se elevan durante el ayuno debido a que se está efectuando una degradación y reconstrucción celular especialmente intensa. Sólo unas pocas personas no acaban de normalizar del todo sus cifras elevadas. Quien sepa que desde hace tiempo tiene niveles elevados de ácido úrico debe observar estrictamente unas pocas reglas: 
 
Beber abundantemente y tomar de dos a tres limones al día en forma de zumo o en forma de rodajas chupadas. No ingerir ninguna bebida alcohólica ( perjudiciales durante el ayuno ) y procurar purgarse bien.
Quien esté tomando medicamentos para hacer descender el ácido úrico y prevenir la gota los debe seguir tomando durante el ayuno, mejor realizarlo entonces en una clínica de ayuno. El ácido úrico sanguíneo desciende, pero a partir del quinto o sexto día después del ayuno.”

RETORNO A LA ALIMENTACIÓN:                                      
"La moderación en la comi­da después del ayuno es tan difícil como necesaria", dice Monseñor Miguel Jaluf.
Arnaldo Ehret en su libro Ayuno racional expone dos casos sobre este tema:
"Una persona que comía y sufría de diabetes, ayunó una semana y lo interrumpió comiendo dátiles, muriendo de sus efectos. Un hombre de más de 60 años ayunó durante 28 días  ( demasiado para su edad ). Su primera co­mida de vegetales, consistió principalmente de patatas hervidas. La opera­ción, a que fue necesario someterlo, puso de manifiesto que las patatas habían quedado en el intestino contraído, retenidas por mucosidad espesa y pega­josa, tan fuerte, que hubo que cortar un pedazo del intestino, y el paciente murió poco después de la operación.
 
En el primer caso, los terribles venenos desprendidos en el estómago de aquel comedor de carne de una sola clase, se mezclaron durante su ayuno con el azúcar de fruta concentrado de los dátiles, generando en seguida tan rápida fermentación y producción de gases de ácido carbónico y otros vene­nos, que el paciente no pudo resistir el transtorno. El consejo más acertado hubiera sido:   primero un laxante; después de esto, vegetales crudos y coci­dos, sin fécula, y un pedazo de pan de afrecho tostado. En tales casos, se recomienda el "sauerkraut"  ( col ácida y fermentada ). No se ha de comer frutas, durante largo tiempo, después que se ha interrumpido el ayuno. El paciente debía haberse preparado para el ayuno, mediante una dieta de tran­sición más larga.
En el segundo caso, el paciente hizo un ayuno demasiado prolongado para un hombre de su edad, sin la preparación adecuada"
 
Como vemos, estos dos casos muestran que si el retorno a la alimenta­ción es erróneo, las consecuencias pueden ser fatales. Otro caso lo expone Alfredo Embid en el libro Medicinas blandas. Antimedicina:
"Un ejemplo de muerte por ayuno, ¿o de asesinato médico?
Hace unos años, en 1.977, la prensa de todo el país publicó la noticia de una muerte por ayuno con su habitual sensacionalismo hipócritamente escandalizado. Se trataba efectivamente de un caso de muerte tras una cura de ayuno interrumpida bruscamente.
El responsable parecía ser André Torcque  ( naturista belga ) director de un centro higienista de Mallorca llamado "Puertas Abiertas".
Desde hacía años estaba en contacto con dicho centro y conocía sus publicaciones sobre salud, ecología, agricultura biológica, etc. La historia, en efecto, no era tal y como la prensa la había contado:
 
En Octubre de 1.977 una pareja de alemanes finalizaban en su centro un ayuno de 42 días. Volvían a comer con lentitud como es norma en este tipo de curas. Jugos de frutas al principio. Pero he aquí que una hija de estos señores llega de visita con su marido médico. Asustados por el estado de desnutrición de sus padres deciden llevarlos a una clínica médica. Tanto los interesados como André Torcque se oponen. Este último le explica al mé­dico los problemas que puede ocasionar el transporte y sobre todo una ali­mentación inconsecuente con las particulares circunstancias en que se encuentran sus suegros.
 
Pero como era de esperar el doctor no está dispuesto a escuchar la opi­nión de un hombre que ni siquiera es médico  ( aunque sea sobre un tema que él ignora totalmente ) y decide tomar la medida heroica de trasladarlos contra su voluntad y contra la opinión de André Torcque. André declina to­da responsabilidad y le pide que firme un papel en el que a partir de ese momento la asume el mismo.
 
En la clinica los disparates médicos continuan como era de esperar. Se les impone una alimentación forzada. Tres litros de suero y cinco comidas al día. Resultado:    la mujer muere. Pero, ¿de quién creéis que es la culpa..? ¿Del médico irresponsable, incapaz de admitir su ignorancia y prote­giendo celosamente su monopolio sobre todo lo que huela a salud? ¿De los médicos de la clínica de Palma de Mallorca, que no saben una palabra sobre la cura de ayuno, ni sobre cómo debe salir una persona de ella?
No, evidentemente. La culpa es de André Torcque que es acusado y en­carcelado por "imprudencia temeraria y ejercicio ilegal de la medicina" con desenlace de muerte.
La desvergúenza de los médicos no conoce limites. Este caso de autén­tico terrorismo médico prueba una vez más que nuestra libertad de vivir, escoger la forma de curarnos, ayunar, o morir nos ha sido expropiada por una casta de profesionales que deciden por nosotros y que sus irresponsabi­lidades  ( incluso criminales ) son amortiguadas por el peso de la ley que, aun­que lo pretenda, no es igual para todos."
Y dice el Dr. Eneko Landaburu:
"Estar sin comer es relativamente fácil. El ayunar en buenas condicio­nes no hace daño. Lo que es difícil es comer moderamente después de estar muchos días sin disfrutar del placer del gusto. Es en la realimentación don­de puede dañarse el organismo. Y es por ello que cuando más cuidado hay que tener es en el proceso de realimentación. Lo más delicado son los días que siguen al ayuno:    al menos hay que tener en cuenta tantos días de reali­mentación como los días de ayuno hechos.
 
¡Mentalizate para ello! Nada dealimentos concentrados, sino diluídos, que lleven agua:    fruta, ensalada, verdura cocida, fruta en compota, yogourt, cuajada, queso de Burgos, sopas, purés diluídos, leches vegetales... Son alimentos concentrados:    aceite, nata, mantequilla, pan, arroz, galletas, pasteles, cereales, yema de huevo, nueces, quesos secos, fritos, asados, chocolate, azúcar, miel, caramelos... llevan po­ca agua.
Después de mucho tiempo sin comer, es lo mismo que poner en marcha una máquina que ha estado mucho tiempo parada. Necesita de un nuevo rodaje, lentamente. Aún pueden presentarse nuevos malestares y nuevas cri­sis de desintoxicación, que habrá que favorecer con el descanso, calor y la dieta líquida  ( chupar el jugo de una fruta fresca, como única comida ).
 
Después del ayuno, el aparato digestivo dispone de muy poca energía aún, por lo que la capacidad digestiva es mínima, habiendo peligro de pro­ducir continuas indigestiones. Es un error pensar que un ayunante está des­nutrido y meterle prisa en darle alimentos concentrados y nutritivos. Lo que hay que preocuparse es en dar pequeñas cantidades de alimentos de fácil digestión y ricos en vitaminas y minerales. Es mejor tener paciencia, incluso pensando en el placer del gusto. El comer demasiado de primeras puede pro­ducir indigestiones, vómitos, diarreas, deterioro del sentido del gusto, ade­más de hinchazones en cara, pies, rodillas y otros malestares.
 
Primer y segundo día:    Chupar el jugo de fruta tierna y escupir la pulpa  ( unos 100 grs ) cada 3 ó 4 horas; tener para beber cuando apetezca agua man­chada con una cucharada de zumo de naranja. Las personas con anteceden­tes de gastritis, úlceras o colitis, usar fruta poco ácida, tipo pera o manzana.
 
Tercer y cuarto día: Tres comidas, cada una de menos de medio kilo de fruta jugosa (no plátano), entera, mejor sin mezclar en la misma comida varias frutas. Elegir para la cena fruta poco ácida.
5º, 6º y 7º día:    Desayuno  ( menos de ½ kilo de fruta fresca y uno o dos yogourts ).
Mediodía:    ( Ensalada sin cebolla, ni vinagre; y, si se quiere, verdura cocida ).
Atardecer:   ( Fruta fresca poco ácida, con yogourt y un poco de miel ó 4 dátiles).
 
Este esquema no es más que algo orientativo. Lo importante es comer bien despacio y saboreando, y dejar de comer cuando no hay ganas, pres­tando atención a qué tal se hacen las digestiones.
Habría que permanecer tantos días como días de huelga hechos, ingi­riendo alimentos de fácil digestión, tipo fruta fresca, verdura cruda o coci­da, patata cocida, fruta secada remojada una hora antes  ( higo, pasa, dátil...) lácteos tipo cuajada, yogourt, queso fresco..."

LIMPIEZA DEL INTESTINO GRUESO POR DIETA LÍQUIDA
 
Se entiende por ayuno el consumo, durante días o semanas, de agua o de tisanas, sin que haya consumo alguno de calorías. Se entiende por die­ta líquida el consumo, durante días o semanas, de frutas, o zumos de fru­tas, o de hortalizas, o de germinados. Aunque la fruta sea sólida, contiene de un 70 a un 90 % de agua, por lo tanto, a efectos de limpieza del intestino grueso, la fruta puede considerarse como un líquido. Por otra parte convie­ne que los vegetales que se consumen en la dieta líquida sean de cultivo bio­lógico.
 
DIFERENCIAS ENTRE AYUNO Y DIETA LÍQUIDA:      Tanto el ayuno como la dieta líquida limpian el intestino grueso y por lo tanto, indi­rectamente, limpian el resto del cuerpo humano y aparece la curación, no obstante, existen algunas diferencias: 
1-  En los primeros días del ayuno se pasa hambre mientras que con la dieta líquida esto no ocurre.
2-  En el ayuno el cuerpo se mantiene sólo a costa de sus reservas, en cambio con la dieta líquida el cuerpo se mantiene en parte a costa de sus reservas y en parte a costa de las calorías del alimento liquido.
3-  El ayuno, según ya expuse, ha curado a diabéticos, en cambio la dieta líquida de frutas, por contener azúcar, no parece muy recomenda­ble para estos enfermos.
4-  El ayuno, aunque ha detenido procesos cancerosos, no los ha cu­rado, en cambio la dieta líquida, y en especial la cura de uvas, ha curado a cancerosos.
 
CURA DE ZUMOS DE HORTALIZAS:    A diferencia de los zumos de frutas que suelen tomarse solos, los de hortalizas se suelen tomar mez­clados, pues muchos de estos zumos, como los de ajo, alfalfa, berro, pere­jil, rábano, etc., son demasiado concentrados y no deben de tomarse solos sino diluidos, generalmente en zumo de zanahoria, que además, tiene la ven­taja de tener buen sabor.
 
CURA DE FRUTAS:    Esta cura se puede realizar con cualquier fruta o con zumo. Como las frutas son distintas entre sí, también son distintas sus propiedades curativas y también es la forma de practicar esta cura. En­tre todas las frutas, por sus virtudes curativas, destaca la uva cuando se con­sume durante semanas como único alimento.
Conviene que sea un médico higienista quien atienda a los enfermos en esta cura pues dada su experiencia y conocimientos, será quien mejor podrá determinar la hortaliza o fruta más conveniente y el modo de realizar la cura y de afrontar las crisis que se presenten, pues igual que en el ayuno aparecen crisis, también aparecen en la dieta líquida. Además podrá pres­cribir tratamientos complementarios y asesorar sobre las enemas más con­venientes, detectar en todo momento el estado de salud del enfermo, determinar el momento idóneo para terminar la cura y alimentación poste­rior a esta etc.
 
CURA DE UVAS:    Ya expuse que el ayuno puede curar muchas en­fermedades, pero no el cáncer. La única fruta de la que tengo conocimiento que ha curado a cancerosos es la uva.
Desde la más remota antigüedad se conoce la cura de uvas, y así, por ejemplo, en la antigua Roma, Plinio y Galeno elogiaron la cura de uvas. Hace unos cien años el Dr. Lambe, en Inglaterra, trató a cancerosos con uvas y los doctores Herman Rieder, profesor de universidad, y Martin Ze­ller, ambos de Munich, recomiendan la dieta de uva. En España los doctores Demetrio Laguna Alfranca, Ángel Bidaurrazaga y Eduardo Alfonso en sus libros Aliméntate y cúrate con la fruta, La dieta natural y Curso de Medici­na Natural en 40 lecciones, respectivamente, recomiendan la cura de uvas para casi todas las enfermedades, aunque no me consta que esta cura la ha­yan prescrito a sus pacientes.
 
Contraindicaciones:    Respecto a este tema dice el Dr. Demetrio Laguna:
“Otras muchas indicaciones tiene la cura de uvas, así como también cuenta con contraindicaciones si bien limitadísimas. A enfermos diabéticos, de colitis en particular ciertos tipos; úlcera duodenal... no les va bien. Al­gunos de estos enfermos de los dos últimos grupos toleran bien el zumo de la uva en forma especial; el grano les va mal; no debe darse."
Modo de empleo:    Veamos algunas normas generales:
1.-Si no es temporada de uvas, puede tomarse su zumo embotellado, de esta forma, y según expuse, una enferma de cáncer de hígado se curó. Con esto quiero decir que el zumo de uva embotellado sirve para fines tera­péuticos. Conviene que este zumo proceda de uvas de cultivo biológico, sin colorantes ni conservantes.
2.-Si es temporada de uvas, deben de tomarse éstas bien maduras. Cualquier clase de uva sirve pero, si es posible, deben de ser de cultivo bio­lógico. Las uvas más dulces son las más energéticas y las más ácidas son las más depurativas.
3.-La dosis para los adultos oscila entre 2 y 4 Kg. diarios y conviene tomarlas cada dos horas.
 
4.-Los lactantes pueden también realizar la cura de uvas. Al princi­pio deben de tomar unas pocas cucharadas de zumo y luego aumentar pro­gresivamente la dosis.
5.-Los estreñidos deberán tomar la uva con piel por el efecto laxante de ésta, pero si se tiene el estómago delicado, no debe tomarse la piel.
6.-Las uvas se deben de masticar muy despacio.
7.-Respecto a la duración de la cura de uvas, dice el Dr. Angel Bi­daurrazaga que no debe de durar menos de 3 semanas.
8.-La cura de uvas conviene practicarla anualmente, tanto enfermos como sanos.
9.-Igual que en el ayuno, en La cura de uvas aparecen crisis que se manifiestan como dolor de cabeza, lengua blanca, mal sabor en la boca, debilidad, etc.
10.-Hay quienes recomiendan 1 ó 2 días de ayuno antes de comenzar la cura de uvas.
11.-Una vez terminada la cura de uvas, se debe empezar a comer tam­bién otras frutas, disminuyendo paulatinamente las uvas y aumentando las otras frutas. Conviene en una comida comer una sola clase de fruta. Luego se podrá comer hortalizas y cereales y por último legumbres pero teniendo en cuenta las incompatibilidades alimenticias.
Esto sólo son normas generales pero conviene que sea un médico higie­nista experto en cura de uvas quien indique el tipo de uva que el enfermo debe de ingerir, dosis, duración de la cura, alimentación anterior y poste­rior a la cura, enemas, oligoelementos, etc.

------------------
hay que diferenciar el ayuno terapeutico, el ayuno por adelgazar, y el ayuno espiritual, por lo menos. Una persona enferma tendrá que seguir un tipo de ayuno u otro, según lo que padezca. Yo practiqué el ayuno espiritual a principios de los 90, me enseñó Daisy Salazar, una hermosa amiga venezolana, princesa guajira que desarrollo un sistema de tantra en la selva durante años con su maestro Eliezer, y efectivamente se puede estar perfectamente 40 dias sin comer y sin beber, bebiendo un vaso de agua en la mañana con una punta de azucar y una punta de sal diluidos. 


Si mueves tu energia, danzas y practicas el yoga sexual correctamente, tienes tanta energía que no necesitas comer, incluso dormir, y esto es lo raro. Ahora eso si, los dias se hacen larguiiiisimos. Tambien el cristo estuvo 40 dias de ayuno en soledad, el poder que desarrollo fué tan grande que hasta el reptilon que gobierna este mundo vino a ofrecerle el gobierno universal, como hacen siempre, pero coño!, el dijo que no. Así que cogieron y lo apalearon, lo reventaron y lo colgaron. lo cual demuestra que Cristo, por lo menos, aunque era judio, no era un iluminati.